tlaquepaque

La Duda y los niños

tlaquepaque-alturas
La danza de los voladores, un domingo en Tlaquepaque. Diciembre, 2015

La Duda, sin poder evitarlo, se hizo un ovillo. Se moría de vergüenza de repente, ahí, delante de esos niños que la miraban con los ojos muy abiertos sin pestañear ni siquiera un poco. Fue una solución instintiva, la única que se le ocurrió en ese momento. No le había pasado antes, a ella, a esa Duda que había pasado tantas horas en un escenario, siempre tan segura de sí misma. Pero era su primera vez con niños. Así que se atascó, se quedó en blanco, se hizo un lío. Y, para su sorpresa, cuando se hizo un ovillo en el escenario, los niños aplaudieron muchísimo. Y la Duda, desde dentro del ovillo que había hecho con su cuerpo, rozando su mejilla derecha uno de los talones, se asombró. Tanto que se puso a cantar como nunca antes lo había hecho, con una voz blanca desde dentro del ovillo. Los niños, con el canto acuoso de la Duda, dejaron de aplaudir y se fueron relajando y relajando hasta tumbarse por completo en el suelo y cerrar los ojos. Desde entonces, la Duda, sigue en pie, para no despertarlos.

Jam Session de “Los Diablos Azules” especial Escuela de Escritores, con la alumnas de “Algo que contar” de Juana Márquez (fuera de concurso). La frase inspiradora era: “La duda sigue en pie”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>