A quién le importa el dolor

Lucas se limpió la frente con la manga embarrada. A quién le importa el dolor en un momento así. Acababa de disparar el tirachinas, con una precisión de la que nunca antes había sido testigo. La urraca cayó al suelo como un saco de arena. Corrió hacia el lugar, resbalando con los charcos y las hojas caídas. Volvió a limpiarse la frente con la manga embarrada. El pájaro aún estaba vivo, la piedra le había golpeado en la cabeza, que sangraba empapando su plumaje negro. Lucas escuchó, a lo lejos, un nuevo latigazo. Y en ese momento una piedra mucho más grande que la primera le golpeó en la espalda, arrollándolo.

Jam Session de «Los Diablos Azules» especial Escuela de Escritores, con Rubén Abella (fuera de concurso). La frase inspiradora era: «A quién le importa el dolor».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *